María del Mar Palacios Córdoba es doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Córdoba. En su tesis doctoral analizó La cooperación descentralizada municipal, con una especial atención al caso del Ayuntamiento de Córdoba. Su trayectoria profesional estuvo vinculada en sus inicios al mundo universitario donde fue profesora de “Administración y organización de Empresas” desde 1996 hasta 2001 en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Córdoba (ETEA), profesora en el Máster en Cooperación al Desarrollo y Gestión de ONGD de ETEA. Ha impartido cursos en programas de doctorado y postgrado en diversas universidades españolas. Posee diversas publicaciones en el ámbito de la cooperación descentralizada y la acción exterior de los entes descentralizados. Desde 2006 es Coordinadora del Área de Educación para el Desarrollo de InteRed y miembro activo del grupo de Educación para el Desarrollo de la Coordinadora de ONGD de España. Desde 2009 es Vocal de Educación para el Desarrollo de la Coordinadora.

 Contacto: InteRed, C/ Rufino González 40, 2º Izq. – 28037 Madrid, España.  mar.palacios@intered.org

 Versión para Imprimir - Printable  Version

 

 Mar Palacios COMMENT COMENTA.pdf

 

Este documento se realizó durante el año 2010 a instancias del Grupo Europeo de Actores de la Educación para el Desarrollo (ED), grupo creado en 2006 tras de la Conferencia sobre Educación para el Desarrollo celebrada en Helsinki. Forman parte del mismo expertas y expertos representantes de los estados miembros, agencias de cooperación, organizaciones internacionales y organizaciones de la sociedad civil, específicamente ONG de Desarrollo.

El documento ofrece una panorámica de las experiencias, prácticas y políticas llevadas a cabo en cada uno de los 27 países miembros de la Unión Europea y Noruega desde un triple plano: el de las instituciones estatales (ministerios de asuntos exteriores y cooperación así como las agencias nacionales de desarrollo), las instituciones locales y regionales en su caso, y el de las organizaciones de la sociedad civil.

Es, podría decirse, uno de los primeros intentos por realizar un análisis sistemático estableciendo categorías para poder enmarcar las muy distintas experiencias que en ED existen, ofrecer una visión de conjunto de los que la Unión Europea está haciendo en este sentido, y extraer aprendizajes que pudieran mejorar la calidad tanto de la políticas públicas como de las intervenciones.

Antes de ofrecer en unas líneas las claves principales del documento podríamos preguntarnos por qué nos encontramos con un documento de este tipo o cual ha sido el proceso que ha hecho posible que un documento así salga a la luz. Los asuntos relacionados con la ED en Europa fueron puestos sobre la mesa e impulsados principalmente -aunque no exclusivamente- por las ONGD tanto por sus acciones y propuestas en este sector de intervención como por su acción de incidencia política a los gobiernos estatales a través de los grupos de ED de las plataformas nacionales de ONGD.  Pero no es hasta 2001 cuando encontramos un precedente a nivel de las instituciones europeas, en este caso la resolución[1] del Consejo de Ministros de la UE sobre educación para el desarrollo y sensibilización de la opinión pública europea a favor de la cooperación para el desarrollo, en el que señala:

Dada la interdependencia global de nuestra sociedad, la sensibilización a través de la educación para el desarrollo y de la información contribuye a fortalecer el sentimiento de solidaridad internacional y también ayuda a crear un ambiente que favorezca el establecimiento de una sociedad intercultural en Europa. Fortaleciendo el grado de sensibilización se contribuye asimismo a un cambio en los modos de vida que facilite un modelo de desarrollo sostenible para todos.

En 2002 el Centro Norte Sur del Consejo de Europa recoge el testigo y organiza una conferencia sobre educación global en Maastricht que elabora unas recomendaciones, no vinculantes en la Declaración European Strategy Framework for improving and increasing Global Education in Europe to the year 2015[2]. En 2006, organizada por la Plataforma de ONGD de Finlandia, tiene lugar en Helsinki una Conferencia sobre ED donde se comparte la necesidad de establecer un Consenso a nivel Europeo sobre Educación para el Desarrollo[3] -en línea el Consenso Europeo sobre Desarrollo aprobado en 2005- que esclarezca qué se entiende por educación para el desarrollo a la vista de las diferentes prácticas existentes en cada país y una serie de líneas comunes que permitan desarrollar adecuadamente la ED en las instituciones de la UE. Constituye en sí mismo, un marco de estrategia fijando unos objetivos, prioridades y recomendaciones, aunque como en el caso anterior, no posee carácter vinculante.

DE Watch es heredero de todos estos encuentros y reflexiones previas, pero más que un documento expositivo, se trata de una sistematización, como decíamos anteriormente. En su esquema sobresalen cuatro puntos que mencionaremos no por el orden que aparecen en el documento.

En primer lugar la distinción conceptual de entre lo que se considera educación para el desarrollo y lo que no. Es interesante la aclaración conceptual que recoge el cuadro de la página 7 (versión en inglés). El Documento, siguiendo la doctrina del “Consenso Europeo sobre Educación para el Desarrollo” apunta claramente como las “Relaciones Públicas” o comunicación institucional que persigue  conseguir el apoyo público a esfuerzos de desarrollo per se o a organizaciones o instituciones específicas. Ni tiene que ver con la caridad, la publicidad a favor de organizaciones ni con actividades de relaciones públicas.

Los tres ámbitos en los que se mueve la educación para el desarrollo y que sí pueden considerarse como tal son los de la ED como Sensibilización, Educación Global o como Educación para la mejora de habilidades para la vida. En cada uno de 28 países estudiados prevalece un acento u otro, inclusive la ED como Relaciones públicas.

El segundo punto que considero de interés especial es, una vez realizado el análisis de cada país, la explicación a la predominancia de un concepto u otro en cada caso. A diferencia de la explicación de las diferentes generaciones[4] de la ED, la variable que determinaría el concepto predominante en un país sería la trayectoria del Estado en el terreno de la política de desarrollo. Así, países que se incorporan al club de donantes necesitan las “Relaciones Públicas” o comunicación para informar a la ciudadanía de qué es la cooperación al desarrollo. Países con una amplia trayectoria en este sentido que han conseguido consolidar una estructura institucional y ciudadana que promueve la educación global, dan un paso más hacia la plena incorporación a otras políticas públicas especialmente la de educación de manera que esta promueva una transversalización de la ED en el currículum formal, la formación del profesorado, etc.

El tercer punto interesante es la categorización de países. Para ello utilizan dos variables: el compromiso y experiencia de las agencias nacionales o Ministerios de Asuntos Exteriores de cada país y lo mismo para las ONGD nacionales. La categorización ofrece un mapa en el que se sitúan todos los países según su puntuación en cada variable (p.28 versión inglesa) y que resulta inevitable consultar, aunque sólo sea por curiosidad.

Finalmente es interesante consultar las recomendaciones que distinguen los ámbitos de la coordinación e inserción de la ED en las políticas de desarrollo, recomendaciones según actores que intervienen, sobre el concepto de la ED y por último sobre seguimiento de las políticas de ED, su financiación y las prácticas llevadas a cabo.

 


[1] Council Resolution 13323/01 DEVGEN 157 http://trade.ec.europa.eu/doclib/html/122286.htm citado en Lappalainen, R., The time is ripe for a European development education strategy, en DEEEP (2011) “DEAR Matters.  Strategic approaches to development education in Europe”, pp. 8-13.

[2] Las ponencias del Congreso y la Declaración final pueden consultarse en http://www.coe.int/t/dg4/nscentre/Resources/Publications/Maastricht_Congress_Report.pdf

[3]http://ec.europa.eu/development/icenter/publication/descript/pub99_fr.cfm

 [4] Mesa, M. (2000): “Educación para el desarrollo: entre la caridad y la ciudadanía global”, Papeles 70, Madrid: Centro de Investigación para la Paz. Publicamos en este número una versión de ese artículo.